El alquiler de coche, una práctica muy común para desplazarte ya sea durante las vacaciones o por otros motivos. Si eres de lo que viajan en Septiembre, y tienes en mente el alquiler de un vehículo, este artículo será de tu interés.  Para evitar problemas y abusos, hemos hablado con varias compañías de alquiler de coche en el aeropuerto de Málaga, que nos ha dado algunos consejos fundamentales para evitar engaños.

El primer consejo que nos dan, es que es muy importante, conocer las garantías mínimas y condiciones para el alquiler, así como las distintas modalidades de pago que aceptan, siendo lo habitual entregar una fianza que será devuelta en el momento de la entrega del vehículo. Nos cuentan que es muy recomendable comprobar el estado del coche antes de alquilarlo por si hubiera algún desperfecto que tuviera que constar en el contrato de alquiler, puesto que es muy frecuente que las compañías de alquiler de vehículos establezcan penalizaciones por desperfectos, averías o pérdidas de equipamiento.

Al mismo tiempo, es muy recomendable ser muy prudente en cuanto a la conducción y seguir en todo momento las normas de circulación, pues el importe de las multas, en caso de que hubiera alguna, se imputa de forma automática al conductor.

Otra cuestión a tener en cuenta, para no ser penalizado, es la devolución del coche dentro del plazo indicado por la compañía y cando sus oficinas se encuentren abiertas. De esta manera, evitamos recargos, pues la principal razón de esto es verificar el estado del vehículo antes de su entrega y evitar que a compañía considere de forma unilateral que ha habido desperfectos en el vehículo.

En cuanto al seguro, por lo general, suele incluir el coste del seguro obligatoria y debido seguro complementario de responsabilidad civil. También podemos contratar, con un recargo, ciertas coberturas extras como daños para el propio vehículo y sus ocupantes o una franquicia por un importe determinado.

Nos advierten, que en determinadas ocasiones, hay compañía que añaden al contrato de alquiler de coche un gasto por cancelación o modificando, teniendo que pagar un recargo en caso de que se diera esta causa.

Si viaja con niños, es importante tener en cuenta que en función de la edad y la estatura que estos tengan, es obligatorio el uso de dispositivos de seguridad homologados. Aunque los coches de alquiler no suelen disponer de sillitas para niños, se pueden contratar por un precio adicional.

Respecto al precio, debemos comprobar si la empresa de alquiler de coches da el precio final en base al tiempo contratado (días, semanas), el kilometraje previsto (si es limitado, por ejemplo 100 kilómetros diarios)  y con los importes de seguro y demás impuestos incluidos.

En el caso de avería es necesario conocer los términos del contrato establecido por cada compañía para así seguir su procedimiento que normalmente prohíbe cualquier tipo de reparación salvo autorización expresa. Lo más recomendable es comprar entre los servicios ofertados y los precios de distintas empresas de alquiler, así como analizar determinados aspectos que nos sean de utilidad como la asistencia en carretera; la existencia de algún tipo de prohibición en el contrato a la hora de viajar fuera del país con el vehículo; los gastos de cancelación o modificación de la reserva; opción de devolver el vehículo en algún punto diferente al lugar de la recogida.

En cuanto a la edad mínima para el alquiler de un vehículo, suele oscilar entre los 21 y 23 años, mientras que para otros tipos de vehículo es incluso necesario cumplir los 25 años, siempre y cuando se disponga de un mínimo de antigüedad en el carnet de conducir, que normalmente suele ser de un año.

En determinadas ocasiones, las prácticas de algunas compañías pueden considerarse “abusivas” o incluso “irregulares”, como el cobro de periodo nuevo de 24 horas al mínimo retraso de la entrega, desproporcionadas limitaciones a la hora de contratar, la exigencia de la tarjeta de crédito como medio de pago o cargos cargados al cliente por daños en el coche no acreditados en el momento de su devolución.

Por lo que, si os ocurre alguno de estos casos o se tiene algún otro tipo de problema, lo más recomendable es dejar constancia por escrito de su desacuerdo en la propia empresa y solicitar una hoja de reclamaciones, así como acudir a la asociación de consumidores más cercana para poner una reclamación.